domingo, 20 de enero de 2013

(...)APARECIÓ EN EL CIELO (...) UNA MUJER VESTIDA DEL SOL, Y LA LUNA DEBAJO DE SUS PIES, Y EN LA CABEZA UNA CORONA DE DOCE ESTRELLAS (Ap. 12, 1)

          El año 1955, la UE existía sólo bajo la forma de la Comunidad Europea del acero y reunía seis estados miembros. El Consejo de Europa (otro organismo que se había creado para defender los derechos humanos y promover la cultura europea) estaba buscando un símbolo. De entre 101 proyectos, se escogió el actual: un círculo de doce estrellas doradas sobre fondo azul. 

Bandera de Europa

El Consejo de Europa animó a otras instituciones europeas a adoptar la misma bandera y el Parlamento Europeo la aceptó el año 1983. El año 1985 los Jefes de Estado y el Gobierno de la UE la adoptaron como emblema oficial. Todas las instituciones europeas la utilizan desde el año 1986.
¿De dónde vino la idea? 

Su diseñador Arsène Heitz explicó:
"Me han pedido que diseñe la bandera de Europa. De pronto, me ha surgido la idea de poner las doce estrellas de la Medalla Milagrosa de la rue du Bac (de la cual estaba leyendo la historia de las apariciones) sobre un fondo azul, el color de la Virgen Santa”. 

Se sabe también que R.Schuman y K.Adenauer rezaron juntos en la catedral de Estrasburgo ante la imagen de la Virgen Inmaculada, coronada con doce estrellas, antes de defender el proyecto ante el Consejo de Europa. 

Ni las estrellas ni el azul de la bandera son propiamente símbolos religiosos, lo cual respeta las conciencias de todos los europeos. Así, cuando Paul M. G. Lévy tuvo que explicar a los Miembros de la Comunidad Económica el sentido del diseño, interpretó el número de las doce estrellas, como "guarismo de plenitud", puesto que en los cincuenta no eran doce ni los miembros de este Consejo, ni los de la UE (por lo tanto, el número de estrellas no cambia con las ampliaciones de la UE).


 Sin embargo, en el alma de Heitz habían estado presentes las palabras del Apocalipsis: 


"Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en la cabeza” (Ap. 12,1). 

          Y, sin darse cuenta quizás, los delegados de los ministros europeos, adoptaron oficialmente la enseña en la fiesta de la Señora: el 8 de diciembre de 1955. ¡Muchas casualidades! Descubriremos fácilmente la sonrisa y el afecto de Nuestra Madre, la Reina de Europa, Reina de la Paz dispuesta siempre a ayudarnos.
El día 1 de enero celebraremos la Jornada mundial de la Paz, y del 18 al 25 de enero la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. 
¿De dónde vendrá la Paz, la Unidad en Europa, entre los cristianos, en casa, si cada uno piensa a su manera? 
         La única Paz verdadera vendrá del Espíritu Santo, pues Él es el único que sabe dónde está la felicidad de cada uno. En Él no caben egoísmos ni partidismos, ni la opresión ni la injusticia. Pidamos a María, su Esposa, que nos obtenga los dones del Espíritu Santo. Nos hace falta su luz para actuar bien en nuestra vida, especialmente a aquellos que nos gobiernan y nos apacientan. No los critiquemos, pidamos que el Espíritu Santo los ilumine y conduzca siempre. Sólo Dios-Amor acallará las guerras, todas nuestras guerras, desde la interior, hasta las internacionales.
SIGAMOS LAS 12 ESTRELLAS con que Dios coronó a Nuestra Madre Santísima.
Blogueros con el Papa