sábado, 31 de agosto de 2013

Descansos y "descansos" (parte 2ª)


Una tarea que podría haber resultado rutinaria, como es lavar la ropa, se hacía distraída en nuestro patio de luces. Era gracias a las conversaciones que una vecina tenía con sus niños pequeños. Primero el mayor, hasta que creció, luego el mediano y por fin la pequeña y más traviesa. Un día, la mamá se pasó horas convenciendo a su hija de que le abriera la puerta de la galería, ya que la había dejado encerrada y no había nadie más en casa. Otro día pasó a la historia de los recuerdos familiares. Se oyó a la niña quejarse de algo desde el fondo de la casa y la respuesta fue espectacular: “¿Te cansas, hija, te cansas?” y con tono absolutamente enfático: “¡Y tu madre!, ¿No se cansa?”.Hace más de veinte años y me parece que aún lo oigo. 
Así somos de pequeños; nuestra mamá es como “el departamento de quejas o el libro de reclamaciones” de la vida. Lamentablemente, en muchas ocasiones permanecemos de ese modo aún de mayores, especialmente respecto a Dios. Generalmente estamos muy atentos a nuestros sufrimientos, cansancios, deseos, pero…¿Y los de los demás? ¿Y los de Dios?

Sin darnos cuenta nuestro discurso interior es del estilo de: “¡Hay que ver qué egoísta es éste, piensa en sí mismo en lugar de estar pensando en todo el tiempo!”.

Alguien podría alegar que Dios no se cansa. Es cierto, en la Gloria no se cansa, pero en su paso por la tierra se cansó, y mucho. También en nuestros hermanos que sufren (¿quién no?). Podemos descansarle a través de los tiempos y en su Cuerpo Místico con nuestros cansancios de hoy asumidos por amor.  No se tratará, generalmente, de hacer grandes mortificaciones o penitencias. Suele ocurrir que lo que más nos cuesta es torcer nuestra voluntad y aceptar y vivir con amor la vida de cada día y de cada minuto.


Un capítulo aparte merece el tema de las personas que no suelen prestar la necesaria atención a sus propios cansancios. A veces se nos educa de modo que sólo pensamos en los demás y no nos parece que tengamos derecho a cuidarnos. Para estos casos, hay que recordar que en mí también está Jesús sufriendo.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia. Es de justicia que cada cual tenga el descanso que necesita (Dios incluido).
                                                                                                              Pilar V. Padial

Blogueros con el Papa